info@nataliacolmenero.com

Ayyy! Lo tengo en la punta de la lengua

Diseño bonito en Power Point

Espera, espera, si lo tengo en la punta de la lengua… ¿cómo era?  Joo!!, que rabia… No me sale!  ¿Te ha pasado alguna vez, verdad?.. Por más que piensas y piensas  no te viene a la mente ese nombre, lugar, fecha o  título de película o libro  y te desesperas y entonces desistes en el intento y es entonces… como por arte de magia que ocurre el milagro y ese dato te viene solo, te brota, sin esfuerzo alguno.  A que sí

Esta situación tan cotidiana no enseña claramente la diferencia entre la razón y la intuición.Todos confiamos mucho en la razón y la lógica.  Cuando tenemos un  problema o tenemos que tomar una decisión,  creemos que debemos de analizar antes, todos los datos, ser lógicos y racionales,  listar los pros y los contras, buscar toda la información y analizar todo… creemos que solo de esta manera podremos tomar la decisión más acertada. 

Al utilizar la razón, estamos utilizando la memoria, intentamos utilizar los millones y millones de datos de nuestro subconsciente de manera consciente, es decir a velocidad de tortuga.   Además razonamos en base a  nuestras creencias,  experiencias, y resultados,  es decir, ese proceso es sesgado y personal porque nuestras creencias son muy nuestras y nuestras experiencias y resultados están filtrados por nuestra mente ya que antes de guardarlas,  eliminamos, generalizamos y distorsionamos  parte de la información.

Es lo que hacemos cuando nos vamos de compras y nos probamos algo o vemos algo que nos gusta.  Wow!  Racionalizamos nuestra decisión de compra en segundos… si, créeme.  Aunque creas que eres impulsiva, tu subconsciente en milisegundos ha hecho una lista de los pros y los contras, de lo bien o mal que te va a quedar con ese otro complemento que tienes,  de que no tienes nada de ese color en tu armario,  de que te hace falta por sí….que has leído que este invierno va a hacer mucho frio, de lo que te dirían tus amigas o tu chico cuando te vean, de que no es cara, es una inversión, que es para toda la vida, es fondo de armario … si… jajaja y todo esto en cuestión de segundos, te lo aseguro. 

En cambio, nuestra intuición es algo natural, aparece cuando soltamos, cuando dejamos de intentar controlarlo todo, cuando paramos y callamos nuestra mente ( o al menos, le bajamos el volumen),  cuando estamos en el presente. En ese justo momento es cuando aparece la magia, cuando aparece ese nombre que no terminaba de salirnos, cuando encontramos la solución a ese problema o cuando sabemos si nos gusta o no realmente algo.  Soltar esa es la palabra clave, es aquello de decir…Bueno, lo consultaré con la almohada”, es dejarlo estar, olvidarlo y dejar de usar nuestra mente para encontrar la solución. De esta manera dejamos de poner el foco en aquello que nos preocupa y por tanto no lo seguimos expandiendo.

La solución llegará en cuanto te olvides de ello al igual que ese nombre aparece de repente cuando te has rendido. 

Aprende a escuchar tu intuición y tendrás la clave para la toma de decisiones o elecciones en tu vida.  Pero… ¿cómo se escucha la intuición te preguntarás? Muy, muy sencillo…a  través de tus emociones. Tus emociones te dirán si, si o si, no. No te fallan nunca. Tus emociones saben antes que tu mente la solución.  Mientras que la razón cuanta hasta diez, nuestra intuición ha contado más allá de quinientos mil y nos ha dado la solución a través de una emoción.

Recuerda, cuando estés de compras escucha la emoción que te produce eso que has visto y que crees que te gusta. Si antes la pregunta ¿Me gusta al 100%?..¿Me hace feliz?  Conecta con lo que sientes en ese instante y responde sin pensarlo y sinceramente. Si tu respuesta es 100% o si, cómpralo ( siempre que te lo puedas permitir, claro!), pero si está por debajo del 100% (aunque sea el 99%) déjalo, no es para ti y te olvidarás de ello al cabo de unos minutos, en cuanto dejes de verlo.  Es un método que no falla, te lo aseguro.

No controles, suelta.  No razones, siente. Aplica esto en todos los aspectos de tu vida y te sorprenderás.

Cuando algo es para ti,  tu corazón salta de alegría.  Confía en él. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies