Lo que olvidamos cuando nacemos

Diseño eficaz en Power Point

Y tiene que ser así…

Dice un viejo cuento sufí que cuando un niño está en el seno de su madre tiene todo el conocimiento del mundo. Sabe cuántas estrellas hay en el firmamento, cuántas gotas hay en el mar y cuántos granos de arena en el desierto. Conoce los misterios del cielo y las estrellas, y conoce hasta la última letra de la Torah. No hay misterio sobre la faz de la tierra que desconozca, ni misterio en el cielo o en el mar que no pueda resolver. Pero cuando está a punto de nacer, su ángel de la guarda baja del cielo y colocando un dedo sobre sus labios sella todo su conocimiento dentro de él, y le susurra una sola palabra “Aprende.”

Tiene que ser así para poder vivir nuestra experiencia en este mundo como un sueño, desconectados de nuestra esencia y esto nos permite cometer errores, equivocarnos, sentir dolor, alegría, tristeza, rabia, amor con el único objetivo de aprender. Hay algunas personas que en algún momento de su vida despiertan de ese sueño y empiezan a ver la vida desde otra perspectiva, con otras gafas. Hay otros que nunca y está bien, tiene que ser así.

Hoy quiero compartir contigo algunas cosas que he aprendido en estos últimos años desde que desperté, algunas de esas cosas que hemos olvidado al nacer y que llevarlas a la práctica te permite encontrar la paz, la tranquilidad y la felicidad que todos buscamos.

Yo te las cuento y tú decides …si te sirve o no, si te vibra o no, si lo aplicas o no. Siempre tú.

1. Haz las paces con tu pasado. El pasado, pasado es. ¿De qué nos sirve vivir referenciados, afectados, anclados, enganchados, doloridos y amargados por el pasado? Estarás conmigo que absolutamente para nada. No va a volver… te pongas como te pongas. Lo único que es real es este momento. Si te sientes culpable por algo que hiciste, perdónate, ¡Ya está!. Tú eres el único que puede perdonarse y soltar. Deja de culparte y vive el presente.

2. Deja de preocuparte por el futuro. El futuro solo es potencial. Solo exite en tu mente y si tu mente se va al futuro … ¿Qué pasa con tu ahora? . Honra tu ahora. Desde el ahora vas a crear tu futuro pero no desde tu mente. Además, no olvides que tu mente está preparada para sobrevivir, es una de su funciones claves, protegerte, así que es muy probable que tu mente visualice todo lo malo que te puede pasar, todo lo que puede salir mal y eso es lo que hace que ahora, en tu presente sientas miedo. Vaya negocio, no? ¿No te parece absurdo? Deja de imaginar y si lo haces, asegúrate que imaginas bonito!.

3. No entregues tu poder. En otras palabras, olvídate, pasa de las opiniones de los demás. Deja de darles importancia a lo que piensen los demás. Sus opiniones son asunto suyo, no tuyo, recuerda que sus opiniones se han creado con sus gafas de ver la vida no con las tuyas. Deja de buscar las respuestas fuera de ti , las tienes dentro de ti, tu mejor que nadie sabes las respuestas, lo que te gusta, lo que te disgusta , lo que te hace feliz y lo que no. O ¿me equivoco?.

4. Deja de juzgar y criticar. Es una pérdida de tiempo. Cada persona tiene su propio drama personal, su propia experiencia y tú no eres nadie para juzgar o criticar. Pero más importante que no hacerlo con los demás, es no hacerlo contigo mismo. Somos excesivamente crueles con nosotros mismos y vaya perlitas que nos decimos mentalmente. Acéptate cómo eres y empieza a quererte cómo eres. Lo haces continuamente con tu pareja, tu familia o con otras personas cercanas a ti pero… ¿no eres capaz de hacerlo contigo? ¡Ya basta!

5. No te resistas, acepta. Si ahora mismo estás viviendo una experiencia dolorosa, si estas en un trabajo que no amas, si estás cansada de tu vida… acepta. La aceptación es la antesala para el cambio. Ríndete, suelta. Nunca has tenido ni tendrás el control. Si lo tuvieras, si fueras capaz de tener el control de tu vida.. pregúntate ¿estarías viviendo esa situación?. ¿Qué… cómo? Haciendo nada. Acepta y reconoce que no tienes el control. Olvídate y haz algo que te guste. Así de fácil y de difícil y te lo digo por experiencia, porque esto es lo que más me cuesta hacer. ¡Qué manía tenemos de controlar todo! Confía y ríndete.

6. No te creas nada. Nada que tú no quieras creerte. Vivimos creyéndonos lo que nos cuentan sin más filtros. Nos creemos lo que leemos en un periódico, vemos en la tele, leemos en un post (incluido este por supuesto), nos cuentan, nos dicen… nos vamos creyendo todo y eso aunque no lo creas va dirigiendo tu vida , dale una vuelta .. y verás! A partir de ahora sé consciente de lo que decides creerte o mejor construye tus propias creencias. La primera que sea “Cree en ti! Por favor!”.

7. Responsabilízate de tu vida. Tú y solo tú eres el responsable de tu vida. Deja de mirar fuera. Deja de quejarte. Tu felicidad es asunto tuyo y nada ni nadie puede ofrecértela. Está dentro de ti. El día que descubras esto y tomes conciencia empieza el despertar.

Soy consciente que estos aprendizajes no se aplican de un dia para otro. Es un proceso. Algunos te van a costar más y otros menos .. pero poco a poco cada uno te llevará a otro sin darte cuenta. Es un camino duro, doloroso pero apasionante.

Confía en lo que te vibra , tu corazón te lo va a decir.

¡Buen despertar!

Una respuesta

  1. Victor dice:

    Sabias palabras.. gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies